top of page

La receta secreta: Nuevos sabores y contrastes culturales

—¡No puedo esperar para probar toda la comida! —exclamó Dylan emocionado cuando entramos al supermercado. ¡Mi hijo y su familia de California acababan de aterrizar en España y estaban listos para la aventura!

Sus reflexiones en la sección de la comida preparadal me trajeron recuerdos de cuando yo había hecho las mismas preguntas. Se detuvo frente a la ensaladilla rusa.

—¿Qué es esto? —preguntó, estudiándolo a través del embalaje.

Montesa, Valencia, España
Dylan, Brandie, Hero y Lily disfrutando de la cocina Montesa. Foto de Darcie Khanukayev.

—Es la versión española de nuestra ensalada de patatas, excepto que le añaden atún, guisantes, zanahoria y tomate y no lleva mostaza ni pepinillos —le expliqué.

—¡Sin mostaza! ¡Interesante! —respondió mientras lo ponía en el carrito.

Siguiente elemento en cuestión: —¿Qué es esta cosa amarilla y redonda?

—Una tortilla.

—Eso NO es una tortilla, mamá, lo siento; ¡Eso es algo con muchos huevos y patatas!

—Dylan, sé que aquí se habla español pero no estamos en México. Aquí hacen tortillas con huevos y patatas, no con harina de maíz molida.

—Me gustan los huevos y las patatas—, dijo mientras añadía uno al carrito.

Brandie, su esposa, notó rápidamente la imagen de una cebolla en el empaque y pidió una versión sin cebolla. Interesante, pensé, los californianos tienen la misma disputa que los españoles; cuál es mejor, tortilla con o sin cebolla. Personalmente creo que es un argumento tonto ya que todo queda mejor con cebolla. Guardándome eso para mí, cambié la tortilla por una sin cebolla.

Más tarde, los californianos se sentaron a comer paella, ansiosos por probar el plato tradicional.

—¡Me encanta! —exclamó Dylan—, ¡Seguro que cada familia tiene su propia receta secreta para esto!

Xavi, el valenciano nativo quien compartía su rica cultura a mi familia californiana, se unió a la conversación. Conocía un poco más el pensamiento californiano.

—Dylan, en España no cambiamos las recetas; las seguimos.

Sorprendido, Dylan preguntó: —En serio, ¿por qué?. Para él, y para mí también, es todo un concepto no cambiar una receta. En una barbacoa o una reunión familiar en Estados Unidos, un placer es probar las diferentes versiones caseras de nuestras comidas tradicionales. Casi todo el mundo tiene un plato especial con su receta secreta, como ensalada de patatas, pizza, sushi o salsa barbacoa.

Cuando nos sentamos a tomar unos bocadillos, Dylan, al no entender el menú, dijo:

—Quiero lo que tenga Xavi.

Quedó encantado con la combinación de jamón español, queso, huevo, cebolla y allioi.

Al día siguiente, Dylan saludó a Xavi a la hora de comer con un bocadillo casero. Impresionado, Xavi exclamó: —¡Esto es incluso mejor que el restaurante!

—Por supuesto, —sonrió Dylan—, es mi receta secreta.



6 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page